Sunday, November 19, 2006

acontecer de las palabras

ciudad cutanea

De vez en cuando
tiendo a tender las
palabras al sol,
hasta secarse en una sola cosecha

De cuando en vez
tiento a tender
el sol en las palabras
y se queman.

acontecer de las palabras

Monday, October 09, 2006

apunte acerca del futuro

ciudad cutanea

A veces las marcas de los días,
los changos del patio de la escuela,
a veces los habitantes de las casas de goma
suelen confundirse con el temblor de unas manos
sospechosas de caricias y eso también
es el abandono.
A veces el pasar de los días no pasarán
sin las canciones futuras, esas
que nos hacen protagonistas
y ahí es cuando entonces el temblor es genocida
si del hueso se trata,
A veces cuando no encuentro más que una promesa
voladora, con ínfulas de fuego, siento
que todas las cosas del mundo se avecinan
sin pensarlo dos veces.

Y en ese preciso instante, comprendo
que todo ha sido fruto de una mala jugada,

-solo a veces-.

Tuesday, September 26, 2006

casa/corazon

ciudad cutanea
Las cosas del corazón, son casas
vistas desde adentro con los ojos vueltos trizas
son reparaciones de la energía eléctrica del cuerpo
cuando algo anda mal, un recuerdo obligatorio.
Las casas del corazón son temblorosos sistemas del recuerdo,
una ciudad con orificios,
una isla sidada al olvido
una ciudad balistícamente hablando
una ciudad situada desde el fondo
de un carril de tren tardío que corre a la velocidad humana,
las cosas del corazón convertidas son la resolana
mas antigua del cariño, un vientre lleno
de magníficos peces,
de películas de estreno,
de parques por hacer, por restaurar,
de coyonturas,
de especies dentro de otras especies
parecidas a un par de palmas de la mano
que por líneas tienen la ruta de regreso hacia el amor.
Las cosas del corazón, son casas
vistas desde adentro con los ojos vuelto trizas,

sin la córnea necesaria de sabernos.

Monday, September 18, 2006

leccion osea#2

ciudad cutanea
En días como estos encuentro la necesidad
de sabernos el abecedario de memoria
como si fueran las últimas palabras o las últimas letras
de esta historia calcinada.
Últimamente cuando no encuentro las palabras necesarias
para decirte que te me has vuelto más volátil
y principal que nunca, siento que los verbos
se me quieren quebrar como mandíbulas en guerra.
Siento que todas las voces del mundo son insuperables
poemas acerca de la muerte o de este tiempo
que nos ha tocado vivir.
Como si cualquier paso en falso fuera nuestra
verdadera razón de existencia, de lucha
aunque por milímetros nos parezca imaginaria.
En días como estos salgo corriendo al rescate,
tratando de hallarte en cualquier hormiguero
de alguna casa de Torrimar, (en cada esquina).

Y me doy cuenta que desde que te fuiste
los huesos de la luna son otros.

Sunday, September 17, 2006

frenillo

De
ti,
adoro
el
frenillo
que
no
te
deja
decir
amor
a
tiempo…

En la Ponce de Leon

Hoy por hoy almaceno tus ojos,
del modo mas secreto, por si las moscas,
porque un día de ser necesario nos servirán
de semillas para las plantaciones de una flora esplendorosa,
la del corazón.
Hoy por hoy almaceno tus manos que no se cansan
tu aliento primordialmente de siesta, y me obligo
a quererte como si fuera un tembloroso sistema del recuerdo
a vuelo de pájaro..
Hoy por hoy la ciudad cautivadora es un vaticinio de que se
abra la tierra en dos, donde solo dos corazones quepan a la fuerza
y nos ganemos un medallón de oro y nos trepemos en tarima
y nos queramos, como animales peligrosos y ladremos.
Para decirte a mordida limpia que no hay mejor balcón
que el de tus ojos, que no hay nada mejor que tu asombro,
que ese asombro es mejor que el de la Nasa cuando dice
q se dedica a descubrir cosas del mundo exterior,
Y que todos los planetas y las cosas del mundo exterior
por descubrir son tu, si lo decides, como cualquier apagón,
como los racionamientos sin aviso del agua poco potable
como cualquier amor poco potable.
ella, y un yo poco potable,
que la perdió a ella es decir a la ciudad y no
tengo ni siquiera agua potable.

resumen de la muerte

La muerte
Me resulta a veces
la suma de:
dos
o
tres
letras
al verbo.

Leccion osea#1

Hemos comenzado a entender nuestro esqueleto
de forma irreversible como antesala a nuestra historia,
revisada por los siglos de los siglos.
Llena de todos los campos de concentración
donde hemos aprendido a celebrarnos sin más celebración,
que nuestro abdomen al alcance de la piel como promesa.
Como el crimen más próximo, de nuestro prójimo más próximo,
de nuestra proximidad como prójimos.
Y se me hace no menos difícil dormir sobre aclaraciones
de este cielo gris y sin aviones.
Dejando que la sonrisa nos vigile la siesta para siempre,
que nos acerque hasta juntarnos como canicas de esta infancia
que nos ha tocado vivir.

Donde el mar se nos cumpla sin necesidad de velas que
nos sople la muerte.

prueba de fuego

Despoblados son los cuerpos
ahora que se me hacen merecedores
del riesgo totalitario del fuego.
Es la prevención quien nos cura,
la ciudad en ocasiones de sed desértica,
la plenitud tan sola,
vestida de fantasma de película de bajo presupuesto.
Son despobladas las horas sin aviso previo,
como la verdadera y fiel prueba
del amor que tengo para contigo.
Permíteme que el resumen de los días
no sean ni remotamente parecidos
al final de los huesos, cuando son descartados
de las vigilias para siempre.
Quiero hacer de golpe una chimenea
capaz de juntar todas las cenizas,
como un libro contenedor de todas
tus imágenes posibles.

Como una sola palabra en donde verte
bailar sola.

corazon

Cuentan que tenia seguidores
que cada palabra era un mar quieto
donde podría sentarse dios, si dios lo permite.
Cuentan que contaba los días,
como premoniciones,
como un preso cuenta en su ábaco la infinidad de los días
que contaba los hiatos en el amor ortográfico,
que su tos roja jamás fue de pulmonía,
que por ahí mismo en su espalda rota
sintió una vez un temblor de órganos maravillosos
y una bonita soledad le tomo por sorpresa.
Cuentan que tramaba una declaración de los derechos humanos.
(su declaración de amor) y un humano le quito sus derechos
y ese día lloro como nunca, como se sabe siempre, necesario.
Se cuenta que el contaba por ahí
que era una ciudad perdida,
un país dolido y masticado hacia adentro,
que era una calle estacionaria que no sufre
el síntoma de las estaciones.
Cuentan que era pueblo y que en pueblo Extra
le contrataron para organizar góndolas
como un pueblo organiza su fe, por latas de tuna,
por nombres de huracanes, por cheques federales,
y que esos mismos cheques nos paguen las culpas,
las balaceras, la crisis, las misses universos,
las empanadillas de queso, los discursos,
la historia.
Pero cuentan que el corazón jamás se rindió
y pudo mas que el cuerpo.